Útero Subrogado, ¡todo lo que necesitas saber!

- Es posible que una mujer lleve a buen término el embarazo con un bebé de otra pareja.

- Se requiere hacer una Fertilización In Vitro.

- Es importante tener asesoría legal y emocional antes del procedimiento.


El útero subrogado, también llamado “vientre de alquiler”, consiste en que una mujer y su pareja comisionen a una segunda mujer para que lleve a término la gestación.


Para hacer esto, una pareja (primera mujer y su compañero: padres biológicos) proveen los óvulos y espermatozoides para que sean fecundados en el laboratorio por medio de una Fecundación In Vitro. El embrión creado se transfiere a la otra mujer (segunda mujer), que conduce toda la gestación por nueve meses. Se planea que al nacer, el bebé pase a custodia de los padres biológicos.


La subrogación puede ser utilizada cuando una mujer tiene una condición médica que le impide mantener/soportar una gestación; cuando una mujer ha perdido su útero, pero conserva sus ovarios; o cuando una pareja homoparental masculina desea tener un embarazo.


Hay dos aspectos especiales que hay que tener en cuenta en la subrogación:


  1. Aspecto legal: debe existir un marco legal que permita realizar contratos válidos de subrogación y que la mujer gestante entregue legalmente la custodia del bebé a los padres biológicos. Es conveniente tener la asesoría legal de un profesional versado en el tema de la legislación local.


  1. Aspecto emocional: la persona gestante crea un vínculo emocional con el bebé en gestación durante los nueve meses del proceso, y esto podría crear dificultades al momento de la entrega del bebé a los padres biológicos. Es importante tener una adecuada preparación y acompañamiento de un profesional de la psicología antes y durante el procedimiento.



13 views0 comments